Consejos sobre Texas Hold'em

Es posible que al empezar a jugar desees tomar consejo de cualquier jugador que parezca experimentado, sin embargo, a pesar de que ciertos consejos son universales hay algunos que se adaptan al modo de juego individual de cada jugador.

Debido a esto, no es recomendable que tomes en serio cada truco que alguien te explique, pues no necesariamente sea un consejo ideal para ti. Mientras vas descubriendo tu estilo y el mundo del Texas Hold'em, lee y considera estos consejos generales, pues probablemente te ayudarán a avanzar y a convertirte poco a poco un mejor jugador de póker.

¡Diviértete!

Es posible que hayas oído esto un millón de veces y quizás te preguntas de qué manera puede ayudar divertirse a la hora de mejorar como jugador de póker, pero, aunque no lo creas, realmente puede ser beneficioso.

Es posible que te frustres al intentar aprender o cuando una jugada no te da el resultado que esperas, sin embargo, si te enfocas en dicha frustración, entonces será mucho más difícil mejorar. La manera ideal de convertirte en un mejor jugador es concentrándote pero sin ser tan duro contigo mismo.

Jugar póker puede ser totalmente serio, no obstante, recuerda que sigue siendo un juego. Asegúrate de mantener la diversión como una de tus prioridades.

No olvides prestar atención

Cuando te encuentras en medio de una partida en la que juegas de forma controlada y constantemente estás analizando qué mano vale la pena jugar, entonces es probable que puedas aburrirte.

En este momento, seguramente querrás empezar a conversar con los jugadores o distraerte para aligerar el momento y esto puede ser un grave error. No hay nada malo con un poco de conversación, siempre y cuando esta no sea motivo de distracción y sigas prestando total atención. Recuerda que los jugadores atentos suelen ser mejores, pues se fijan en cada detalle para intentar sacarle provecho luego. Aprende de estos jugadores y aplica esta técnica a tu modo de juego,

Continúa aprendiendo

No seas el tipo de jugador que cree que después de alcanzar cierto nivel no es necesario seguir aprendiendo. El póker es un juego que muchas veces, más allá del azar, depende de la estrategia y, por esa razón, los jugadores estrella nunca dejan de aprender cosas nuevas para poder mejorar.

La información que necesitas puedes encontrarla en cualquier lugar, por lo tanto, mantente siempre alerta y continúa buscando nuevas estrategias, trucos y formas de mejorar progresivamente. De esa manera será posible ver tu progreso cuando te des cuenta que siempre estás un paso adelante de aquellos jugadores que prefirieron estancarse con el mismo conocimiento de siempre.

Concéntrate siempre en un juego

Cuando te encuentras muy emocionado con el juego, muchas veces es fácil querer aprender sobre todo lo referente a él de una sola vez, cuando, en realidad, deberías aprender sobre cada aspecto por separado para poder convertirte en un experto.

¿Eres un principiante? Dedícate a ganar experiencia en un solo estilo de juego, por ejemplo, muchas partidas sin límite de apuestas, con límites e incluso mini torneos. Si saltas de un lado a otro sin consistencia, entonces aprenderás cada estilo a medias.

Ten en mente que dependiendo de qué tipo de Texas Hold'em te encuentres jugando, la estrategia puede variar. Desarrolla tus habilidades despacio pero con constancia.

No intentes hacer farol con mucha frecuencia

Te sorprendería la cantidad de jugadores que deciden hacer farol con mucha frecuencia. Es posible que esta práctica te haga ganar muchas veces, sin embargo, es un arma de doble filo, pues a veces puede afectarte negativamente al momento de jugar.

Los jugadores profesionales se destacan por no farolear con tanta frecuencia y, si quieres aspirar a ser un profesional del Texas Hold'em, entonces es recomendable que dejes de hacerlo o que, en su defecto, minimices el uso de esta táctica y la controles.

Es posible que te sorprendas por la manera en que tus resultados pueden mejorar si te enfocas en otro tipo de jugadas. En el momento adecuado que lleves el control de tu juego y acciones y, además de eso, prestes total atención a los acontecimientos te darás cuenta que no tendrás ningún tipo de necesidad de hacer farol constantemente.

Empieza con manos iniciales selectivas

Cuando te sientas a esperar que llegue una buena mano de cartas, es posible que el aburrimiento se apropie de lo mejor de ti, que las ganas de acción te ganen la pelea y empieces a jugar tantas manos como puedas. Esto no es necesariamente malo, pero tampoco es la táctica más recomendada, considerando que mientras más manos juegues hay mayores probabilidades de perder dinero.

¿Realmente deseas convertirte en un jugador profesional que gane la mayoría de sus partidas? Entonces dale un vistazo a tu modo de juego y comienza a poner en práctica las manos iniciales selectivas. Es decir, empieza a reducir el número de manos que decides jugar.

Si eres de las personas que juega póker en mesas completas, entonces lo recomendable es que, mientras te conviertes en un jugador más experimentado, juegues entre el 15 y 20% de las cartas iniciales que lleguen a tus manos. Lo recomendable para un jugador amateur es jugar el 20% solamente, sin embargo, mientras más práctica tengas y más cómodo estés con el póker y sus trucos, entonces es posible aumentar un poco ese porcentaje.

Ya verás que en el momento en el que empieces a conocer todas las ventajas y desventajas de juego, empezarás a sacarles más provecho a las cartas que lleguen a tus manos. Es necesario que recuerdes que es mejor jugar de forma inteligente que de forma agresiva. Por lo tanto, si tienes muchas ganas de animar un poco la partida jugando todas tus cartas, recuerda que tu objetivo es ganar y que ganar requiere de gran estrategia.

Controla tus jugadas agresivas

Si te gusta jugar con la mente de tus rivales y obligarlos a pensar mucho más sus jugadas, entonces es posible que seas fanático de las jugadas agresivas. Este término se refiere a aquellas personas que disfrutan apostando con bastante frecuencia o haciendo subidas. Automáticamente, los rivales se pensarán dos veces la ruta que tomarán… hacer call, fold o contrarrestar la subida con una apuesta mayor.

Hacer que el rival tome estas decisiones puede resultar en una equivocación de su parte y un beneficio para ti, sin embargo, hacer esto con frecuencia puede costarte dinero a la larga. Piensa bien cuáles son las manos que realmente merecen jugadas agresivas y arriésgate.

Juega contra jugadores con menor experiencia

Esta es una regla de oro y probablemente es la más básica cuando desees buscar que las ganancias sean mayores a la hora de jugar póker. El truco más sencillo para obtener más dinero es jugar con todas aquellas personas que tengan menos experiencia que tú y a las que puedas aventajar con facilidad.

Ya sea para practicar jugadas complejas o para ganar dinero fácil, jugar en una mesa de principiantes teniendo conocimientos avanzados de Texas Hold'em es la estrategia más simple y certera de ganar muchas partidas. No es necesario que seas un profesional, solo necesitas ser mejor que tu competencia.

Sé selectivo con tus jugadas si estás en primera posición

Si te encuentras en posición inicial a la hora de jugar Texas Hold'em, entonces estás en un lugar de desventaja y esto te obliga a pensar mejor las jugadas a realizar. Ten en mente que jugarás antes que todos tus oponentes, por lo tanto, debes estar completamente seguro de que tu mano es fuerte al momento de jugarla.

Mientras más selectivo seas a la hora de jugar, más posibilidades de que todo salga bien. Es recomendable que, si juegas en primera posición, utilices solo cartas altas, como los reyes. Si sientes que esto te limita mucho las jugadas, recuerda que ser astuto es algo positivo.

La última posición es para los ganadores

Si está entre tus posibilidades, intenta que al menos el 75% del las manos que juegues sean desde la última posición. La ventaja que te da esta acción es poder visualizar las jugadas de todos tus rivales antes de hacer la tuya, por lo tanto, no tendrás algún elemento sorpresa que pueda arruinarte el juego.

Debes tener en mente que, aunque jugar desde esta posición tiene grandes ventajas, esto no significa que todas las manos que poseas son adecuadas para jugarlas. Intenta siempre jugar desde última posición, pero sé igual de cauteloso y no bajes nunca la guardia.

Analiza todo para tomar la decisión correcta

Muchas veces terminas la partida siendo el ganador de un gran bote de dinero y piensas que ese es el momento en el que mejor has jugado, sin embargo, no siempre es así. Es muy fácil que el dinero te haga creer que jugaste bien, pero muchas veces puede ser resultado de la suerte y no de la estrategia y la táctica.

En alguna ocasión puede suceder que no juegues una mano de la mejor manera y aún así ganes. Por el contrario, es posible que juegues una mano de cartas de la mejor manera y pierdas. Pase lo que pase, debes siempre intentar jugar la mano de la mejor manera, pues, a pesar de que es un juego en el que muchas cosas pueden pasar, siempre debes intentar apostar a la acción que tenga más probabilidades de darte un resultado positivo.

Si te enfocas en hacer una jugada “mala” solo porque en una ocasión hizo que ganaras bastante dinero, estarás poniendo mucha confianza a la suerte y no a la estrategia. Es posible que te haya dado dinero anteriormente, pero eso no es algo que asegure que siempre te servirá, pues, en ciertas ocasiones, la suerte estará del lado de tu oponente.

Si decides enfocarte en una jugada “buena”, entonces aunque pierdas en esta ocasión, estarás siempre intentando sacar el mejor resultado. De esta manera, las probabilidades estarán a tu favor y es más fácil que realmente puedas ganar sin importar la reacción de tu rival.

¿Tienes una muy buena mano con doble de ases? Es casi seguro que puedas ganar un buen dinero con ella y, si tienes la suerte de jugar esta mano con frecuencia, entonces a la larga podrás ganar con constancia. No obstante, en algún momento tu rival tendrá suerte y te podrá ganar. Esto no es sinónimo de que la mano es “mala”, simplemente no te funcionó esta vez, pero como es una jugada que te da altas probabilidades de victoria, sigue siendo buena idea seguir jugándola y esperar lo mejor.

La fórmula simple

Aunque desde fuera puede parecer como un juego muy difícil, el Texas Hold'em es realmente más sencillo de lo que se cree. Como todo juego de estrategia es necesario el estudio y la práctica para poder mejorar, sin embargo, cualquiera que se proponga hacerlo puede lograrlo.

La mayoría de las personas buscan atajos que los ayuden a ser mejores en menor tiempo y, aunque esto no es posible en su totalidad, sí existen ciertos consejos universales que pueden tomarse en cuenta incluso si todavía no eres un experto en el juego.

La fórmula simple del Texas Hold'em se basa simplemente en tu posición respecto a la mano. Si estás a la delantera, entonces tu mejor jugada es lograr aumentar la cantidad de dinero que se encuentra en el bote. Si estás por detrás de la mano, entonces debes intentar minimizar la cantidad de dinero. A pesar de sonar fácil y ser simple, aplicar la fórmula a veces puede ser algo complicado, pero, cuando logres utilizarla,seguramente te sorprenderás debido a la mejoría casi inmediata de tus resultados.

Debes ser siempre inteligente. Por ejemplo, aumentar el bote no significa apostar todo y hacer que los jugadores se retiren, sino apostar lo más que puedas sin que los jugadores sientan la necesidad de retirarse, pues, de esa manera, la cantidad que ganes puede ser mayor.

Si quieres empezar a utilizar esta fórmula simple, entonces debes tener ciertas cosas en cuenta para poder lograrlo. Aunque el proceso de determinar en qué posición te encuentras con respecto a la mano es algo difícil, incluso para los jugadores más experimentados, es necesario que tú lo intentes y procures ser lo más preciso posible.

Piensa si estás en posición delantera o por detrás de la mano; para dar con una respuesta utiliza todos tus conocimientos y pon en la mesa todas los resultados probables que pueden darse. Después de hacer esto, analiza de qué manera puedes maximizar el bote o minimizarlo a tu conveniencia. Si ya descubriste ambas cosas, entonces es tiempo de seguir jugando.

El presupuesto

El presupuesto que tienes al momento de jugar es el fondo de dinero que tienes destinado a invertir en la partida. A pesar de que lo mejor es tener una cantidad considerable para no preocuparse al momento de apostar, tener un presupuesto algo bajo no determina que perderás o ganarás el juego.

El dinero que tengas no afecta directamente tu resultado, sin embargo, en ciertas ocasiones puede influir en tus pensamientos y hacer que estés relajado o preocupado, dependiendo de la cantidad que poseas.

Lo importante es estar siempre cómodo y en control, por esa razón, no es necesario que hagas grandes apuestas o te arriesgues en cada jugada. No temas a jugar con límites bajos, pues esto te ayudará a ganar dinero que aumenten tu fondo de reserva poco a poco, lo que a su vez logrará que te relajes y hará que juegues con mucha más seguridad.

Recuerda que apenas empieces a preguntarte si tu presupuesto es suficiente, es el momento de comenzar a jugar con límites bajos.

Conclusión

No te asustes si te sientes abrumado por tantos consejos y piensas que dominar el arte del Texas Hold'em es imposible, pues absorber tanto conocimiento puede tomar un poco de tiempo y mientras lo logras es normal estar intimidado por el juego.

Asegúrate de mantener tu objetivo siempre a la vista y pon en práctica cada tip que te ayude a mejorar para poder progresar con rapidez. Lee las cosas que no entiendas una y otra vez y recuerda no dejar de estudiar todo lo que puedas referente al juego.

Si confías en ti mismo y pones en práctica lo aprendido, seguramente estarás ganando las mejores partidas en poco tiempo.